+34 958 28 22 09

Tratamientos con Diatermia Capacitiva Digital (XV): Hernia discal

25/Junio/2015

Hernia Discal

Se produce cuando, por cambio de su consistencia o por un desplazamiento, un disco que separa dos vértebras, se mueve del lugar que le corresponde.

Este pequeño desplazamiento, determina que la médula espinal quede comprimida dentro de estructuras sólidas y rígidas como son, las vértebras, los discos intervertebrales y ligamentos.

El resultado de la compresión, especialmente si interesa a las vías sensitivas medulares, es la brusca aparición de un dolor agudo en el nivel donde se produjo la hernia. De acuerdo al grado de desplazamiento discal, así será el pronóstico de dicha patología.

La mayoría de las hernias se presentan en la parte inferior de la espalda o área lumbar de la columna, le siguen las hernias cervicales y en menor frecuencia las hernias en discos medios y altos (nivel torácico).

Cuando la hernia discal afecta a las raíces nerviosas de la columna, puede causar una ciática.

Hernia Discal Lumbar

Hernia Discal Lumbar

Los síntomas más frecuentes en este caso son: espasmo muscular, debilidad muscular o atrofia en etapas avanzadas, dolor que se irradia a los glúteos, las piernas y los pies, dolor que empeora al toser, hacer esfuerzos o reír, lumbago severo y sensación de hormigueo o entumecimiento en las piernas o pies.

TRATAMIENTO

En pacientes con una hernia de disco repentina, causada por algún tipo de lesión de tipo traumático, seguido inmediatamente de un dolor agudo en la espalda y la pierna, se recomienda tratar la zona lesionada y las áreas donde irradia el dolor con el programa LESIONES MUSCULARES y con el programa LESIONES OSTEOARTICULARES.

En casos graves, dar una segunda sesión dentro de las primeras 12 horas con el programa TERAPIA DEL DOLOR y con el programa NEUROLOGÍA.

En días sucesivos combinar sesiones de ambos programas hasta su completa resolución.

Este tratamiento se puede acompañar con la administración transdérmica mediante ITD de AINES y complejo de vitamina B12.

Si el paciente presenta espasmos en la espalda, la terapia se puede acompañar con la administración transdérmica mediante ITD de relajantes musculares y en algunas ocasiones corticoides.

En cuadros que presentan dolor prolongado, se pueden administrar analgésicos de segundo o tercer escalón vía transdérmica, cuando el paciente no reacciona favorablemente a los antiinflamatorios.

Hernia Discal Cervical

Hernia Discal Cervical

En la hernia cervical los síntomas más característicos son:

Debilidad de los músculos del brazo; dolor profundo cerca o sobre el omóplato del lado afectado; dolor cervical, especialmente en la parte posterior y en los costados; incremento del dolor al doblar el cuello o girar la cabeza hacia un lado; dolor que se irradia al hombro, parte superior del brazo, antebrazo y raras veces a la mano, los dedos o el tórax; empeoramiento del dolor al toser, hacer esfuerzos o reír; espasmo de los músculos cervicales.

TRATAMIENTO

En este caso se recomienda tratar la zona lesionada con el programa LESIONES OSTEOARTICULARES. Si hay contracturas asociadas, utilizar también el programa LESIONES MUSCULARES.

Dentro de las primeras 12 horas, repetir la sesión con el mismo programa, y en las siguientes 24 horas aplicar una sesión con el programa NEUROLOGÍA.

En estos casos también se aconseja complementar el tratamiento con la introducción transdérmica de AINES, relajantes muscular y complejo de vitamina B12.

En cualquier tipo de hernia, una vez ha desaparecido el dolor y las demás manifestaciones, el tratamiento debe orientarse al fortalecimiento de los músculos del abdomen y la parte baja de la espalda para ayudar a sostener la columna. Para ello, el terapeuta diseñará programas específicos de ejercicios, combinados con sesiones frecuentes con el programa ACTIVADOR BIOLÓGICO para fomentar la activación biológica y la oxigenación a nivel muscular.