+34 958 28 22 09

Tratamientos con Diatermia Capacitiva Digital (XVII): Periartritis escápulo-humeral

14/Oct/2015

Periartritis escápulo humeral

La periartritis de hombro es la inflamación de los tejidos que rodean las articulaciones de esta zona.

Los dolores, crónicos o agudos, a veces se acompañan de una limitación de los movimientos del hombro.

Se trata de un daño del contorno de la articulación, y no en la articulación propiamente dicha: el hueso y el cartílago son normales.

Periartritis escápulo humeral

TRATAMIENTO

La exploración y la valoración de la movilidad activa y pasiva nos orientarán en el diagnóstico y en el tratamiento a pautar:

  • Si el dolor se desencadena o aumenta al movilizar el hombro, se trata de una afección propiamente articular o del complejo capsulo ligamentoso periarticular.

    En este caso se recomienda tratar la zona con el programa LESIONES OSTEOARTICULARES. Pautar sesiones diarias en ciclos de 20 a 25 días.

  • Si el dolor no se modifica al efectuar movimientos activos y/o pasivos, se trata de una afección extra-articular y extra-periarticular (tendones y bolsas).

    La causa puede ser: síndrome neurológico cérvico braquial de origen vertebral o del desfiladero torácico; dolor referido de origen visceral (cardiopatía, colecistopatía, etc.); o patología muscular (fibrositis, miopatías orgánicas).

    En este caso se recomienda tratar la zona con el programa NEUROLOGÍA y con el programa TRATAMIENTO DRENANTE. Sucesivamente alternar ambos programas hasta completar un ciclo de 20 sesiones.

  • Si está alterada toda la motilidad activa y pasiva, especialmente los movimientos de rotación y abducción, se puede pensar en una sinovitis o procesos degenerativos de la articulación gleno-humeral, con la clínica típica de la artritis y la artrosis.

    Se recomienda tratar la zona con el programa LESIONES OSTEOARTICULARES y seguidamente utilizar el programa NEUROLOGÍA. Aplicar ambas sesiones juntas durante diez días, y posteriormente alternarlas hasta completar un ciclo de 20 sesiones.

    La frecuencia de repetición de los ciclos dependerá sobre todo del grado de movilidad recuperado con el tratamiento.

  • Si se afecta de forma parcial la motilidad activa, en algunos movimientos concretos, se orienta a trastornos del aparato capsulo-ligamentoso: signo del arco doloroso, patología del tendón largo del bíceps, capsulitis, síndrome hombro-mano, etc. Se recomienda tratar la zona con el programa LESIONES OSTEOARTICULARES, alternándolo con el programa NEUROLOGÍA y con el programa TRATAMIENTO DRENANTE en las siguientes sesiones. El tiempo de tratamiento dependerá de la patología subyacente.

En los casos en que sea necesario, la terapia se puede complementar con la introducción de analgésicos y/o antiinflamatorios con ITD.